sábado, 10 de noviembre de 2007

Matrimonio Panchita - Pato

Panchita y Pato,

Queremos darles nuestras felicitaciones y deseos de éxitos en este nuevo desfío que comienzan a vivir, porque debo reconocer que es un verdadero desafío comenzar a construir una familia, pero es una reconfortante y hermosa experiencia. También queremos dar testimonio de la alegría que nos embarga y del agradecimiento por habernos hecho parte de vuestra propia felicidad este sábado en la ceremonia de su matrimonio.

Les recordamos que el amor y la felicidad son sólo alcanzables por el ser humano en esa combinación mágica que ustedes comienzan a constituir cuando a los cuatro vientos han manifestado que vuestros corazones se han encontrado y cuando decidieron que el caprichoso amor que un día les hizo fijarse el uno en el otro debía transformarse ya en una familia.

Felicidades.

Marcelo TM

Se adjunta una selección de fotitos que tomé con mi cámara.
Después les grabo un CD con las fotos en alta definición.

Panchita y Pato ante el altar civil...

































5 comentarios:

MartMad dijo...

Demasiado lindo, que bueno que todo salió de lujo. Debo decir que desde que la Panchita presentó al pato como su pololo, me cayó bien de inmediato (lo que es mucho decir viendo objetivamente mi historial… jeje). Muy rápidamente se hizo un lugar en nuestra casa y en nuestras vidas, solo con las credenciales que le daban hacer a la Panchita una mujer feliz.

Todo fue vertiginoso, es verdad, pero seguramente había que pillarle el tranco a ese amor que sentían, el que derrochaban día a día.

Para mi su matrimonio fue una alegría desde que se anunció, y lo viví como hermano de la novia más que intensamente. Ahora que han pasado unas cuantas horas desde su compromiso, los quiero felicitar no solo por su boda, sino que también por esa capacidad de amarse que despertaron el uno en el otro, por su valentía al momento de aceptar desafíos en pos de ese amor, por su nuevo espacio que, a pesar de estar a media máquina aún, ya refleja la unión de sus vidas en cada rincón, los felicito por su felicidad divisable a leguas, por nuestras familias que ahora son más grandes y principalmente por su futuro, por la vida linda que están construyendo.

Un abrazo Patito y un besote a mi Panchita, los queremos mucho!!!

Martín

David dijo...

Bueno, más que pasarlo bien, bailar como nunca, reirme y ver a la familia (ejercicio poco habitual pero cada día más necesario) no puedo decir nada más que me siento tremendamente orgulloso de esta pareja hermosa que ahora acaba de comprometerse ante la ley (el compromiso del amor ya lo tenían, y vaya que se notaba).

Quizás lo más hermoso de todo fue darme cuenta que mi pequeña hermanita, compañera de tantas cosas, era ahora una mujer, hecha y derecha, valiente. Claro, ustedes dirán que hace rato ya, pero un hermano mayor ve las cosas desde una perspectiva distinta, quizás más melancólica, quizás brotada de recuerdos hermosos.

La rapidez con que concretaron todo (no voy a decir consumaron, cof cof) se explicaba sólo por "esa necesidad que sintieron de estar juntos", para amarse de la manera más completa y mejor posible. Yo sé que les va a ir bien. Son buenas personas, transparentes, lindas, cariñosas, graciosas, con unas ganas increíbles de disfrutar cada segundo de la vida, y lo que es más importante todavía, con una confianza avasalladora en el amor que sienten el uno por el otro.

Y nada pues. Pato, bienvenido a la familia. Ahora como uno de tus hermanos mayores tengo ciertos privilegios y prerrogativas (el Martín me ha dado unas ideas tétricas a lo largo de mi vida, jajajjaa). Un abrazo para ti hermano.

Y para ti hermanita, sólo decirte que estoy muy orgulloso de ti. Eres una mujer que con toda esa capacidad de amar que tienes puedes conquistar el mundo. Adelante, es todo tuyo.

Y a ti Martín, decirte que todo quedó muy lindo. Y quiero que el próximo matrimonio sea el tuyo, obvio, con la Pamelita.

LO DIJE Y QUE!
Shau!

Anónimo dijo...

ANGELA dijo...

Debo confesar que esta boda me dejó igual media pensativa nostálgica, después de todo en tu infancia traté de tomar muchos roles con las pocas herramientas que se tienen a los 11 años, me tocaron muchas cosas (por el destino) y asumí otras tantas, tratando en mi inocencia que no te faltaran cosas que yo heché de menos, no sé seguridad, confianza, algo de "glamour". Quería que tuvieras la certeza de que yo te iba adefender, a cuidar. Me preocupaba de forrar cada año tus cuadernos para que fueran los más lindos -hasta que estimaste que te gustaban así no más- y de peinarte de manera especial para las docopeques, hasta te compré tu primera mini para la ocasión...

Cuando estuviste más grande empezamos a armar nuestras vidas, no sin tropiezos, como cuando me fui de la casa. Fueron momentos duros para mi y para ti también. Me sentí muy culpable cuando te sentiste abandonada, y no te querías acercar a mi y recuerdo que en mi pena mi amiga javiera (DESUC) me dijo que era dificil, pero que para ti era mejor ver como yo era capaz de hacer mi vida, que te ayudaría a saber que tu también podrías armar la tuya... Me acordé mucho de esa frase (sin mucho sentido entonces) en estos días.

En definitiva, a veces creo que la cagué un poco, al final sólo era tu hermana, no el complemento paterno ideal y seguramente como a todos te hizo falta algo de ellos...yo no era infalible ni era más que tu hermana (que no es poco). Sin embargo, hice para ti o por ti TODO lo que pude hacer y lo hice con todo el amor del mundo.

Ahora estás grande eres una mujer desde hace tiempo, y a pesar de que fuiste como "mi niña" me di cuenta y fui capaz de ver tu transformación. Y estoy feliz de que nos hayamos acercado nuevamente (hace tiempo ya) y de llenarnos de nuevos buenos momentos como cuando aceptaste ser la madrina de mi hijo (que además sacó tus ojos).

Cuando me dijiste que te casabas pensaste que te iba a retar...na que ver...porque te conozco y confío mucho en tí. Y se que esa decisión nunca fue un arrebato y se como mujer que uno al poco tiempo de andar con alguien un camino, sabe reconocer que es alguien especial a quien convertir en compañero de vida.

Al pato no le voy a decir cosas que ya sabe como que se sacó la lotería, sólo decirle que me alegro que ahora tenga su hogar, y una familia con la Fran (y el perro)y que de alguna forma admiro su valentía, esa que se necesita para no dejar pasar los regalos que te da la vida por temor a perderlos.

Me puse latera pero no importa, no tuve otra instancia hasta esta, más tardía, de decir estas cosas. Un beso a todos.

Marlen dijo...

así es la vida, da vueltas y nos toca estar al otro lado de la moneda....
sin duda me identifico mucho con la Angela....
cuando uno es hermana mayor y llegan hermanos cuando uno justo comienza su adolescencia y los padres si es que alguna vez estuvieron arriba del pedestal ya están casi bajo tierra, uno cree que todo lo puede hacer mejor que ellos, y seguramente como mujeres y de la mano de la revolución hormonal que enfrentamos nuestro instinto maternal se agiganta para amar y proteger...
mejor que nadie entiendo que la Panchita para ti fue como para mi, la Leni y en Ailton, un refugio, un motor gigante, la fuente donde vaciar todo nuestro amor, a quienes entregar el fruto de todos los esfuerzos... lo primero en la lista de prioridades.
uno cree que puede de alguna manera darle mejor vida a los hermanos, ser algo así como un angel de la guarda, o una tercera entidad paterna/materna, tal vez hacer justicia, uno cree que merecen todo y tal vez nos equivocamos... al fin y al cabo, nosotras tuvimos nuetros padres y no tuvimos algunas cosas, pero tengo certeza de que somos grandes personas, grandes mujeres.
cuesta retomar lo que uno es.... "Hermana"... con todo lo que uno se involucra aún teniendo una propia familia, igual es como inevitable sentirse un poco madre.
Hasta en la decisión de hacer la propia vida, de alguna forma los consideramos, pensando que es un bien para ellos.
Volviendo al tema del Amor y el Matrimonio, para mi lo mejor fue que reviví un momento maravilloso, cuando Marcelo y yo nos casamos hace poquito más de un año. Menos mal que ese regalito no lo dejé pasar!! jejeje
parace que mi tía Angelita tiene razón, con el mazazo no hay caso!!

Anónimo dijo...

Que bello es ver como se ama la gente...me refiero todo ese cariño que se tienen como hermanos, como familia, como amigos. De verdad me emocionan mucho las palabras de cada uno de ustedes cuando expresn sus sentimientos (esta familia Madrid-Valenzuela me emociona hasta las lagrimas)
Debo decirle a mi amigo pato que no pudo caer en mejores manos, partiendo por las de la panchita, obvio.Alguien dijo por ahi que la personas valiosas se juntan en la vida y he aqui un ejemplo del amor. Panchita y pato: ya les dije lo contenta que estaba por su matrimonio y mis bendiciones para ustedes, ahora quiero sumar las gracias panchita por tu siempre buena onda conmigo, al igual que al pato con sus salidas no, y tantas manifestaciones varias de cariño,de verdad, yo creo que el tiempo que compartimos en casa hizo que me sintiera parte de la familia, y lo digo en serio. Es más, no me di cuenta como fue la preocupacion extrema de que todo quedara muy bonito para ustedes. Era que queria estar ahí, presente, gustosa de verlos felices, y asi fué, salio todo de lujo como dijo martin. y me alegro monton, y así como todos tengo la certeza de su amor mutuo y con ello la certeza tambien de que darán lo mejor de cada uno en esta nueva etapa que valientemente comienzan. Los quiero mucho cabros, y sé que nos queda mucho por compartir, ahora, en su nuevo hogar.

Pame la única.
pd: es que martín me tiene el austoestima por las nuves.